¿Cuándo debo buscar ayuda?

¿Cuándo debo buscar ayuda?

Esta es una pregunta muy frecuente en las parejas que están buscando un hijo y ven pasar los días y el embarazo no llega.

La probabilidad de embarazo para una pareja menor de 35 años, sin ninguna patología, en un mes es solo del 20%. Por este motivo una pareja puede tardar varios meses en embarazarse. Sin embargo después de 12 meses ya el 80% de las parejas están en embarazo.

Si ha pasado este tiempo y no ocurre el embarazo, es posible que exista un problema. Así que la primera recomendación es que si han pasado 12 meses de búsqueda de embarazo y éste no llega, es hora de consultar un especialista.

Una excepción es cuando la mujer es mayor de 35 años. Esto es debido a que las mujeres nacen con un número definido de óvulos en sus ovarios. En términos prácticos no se producen óvulos nuevos después de nacer y por el contrario desde el mismo momento del nacimiento, la mujer empieza a perder óvulos. Llega un momento en el cual los óvulos se acaban. Esto ocurre usualmente a los 50 años, pero ya desde los 32-34 años la reserva el ovario comienza a ser baja, viéndose afectada la fertilidad en la mujer y la probabilidad de embarazo mensual, el cual cae a 18% por mes a los 35 años y a 12 % a los 40 años. Así que una mujer mayor de 35 años ya tiene el reloj biológico caminando en su contra y es aconsejable que consulte más temprano, cuando solo han pasado 6 meses sin lograr el embarazo.

Otras situaciones que requieren de la ayuda profesional aun antes de 12 meses:

  • Ciclos menstruales irregulares. Los ciclos menstruales irregulares usualmente reflejan problemas con el funcionamiento del ovario y por ende problemas para concebir.
  • Menstruaciones dolorosas. Cierto grado de disconfort durante la menstruación puede ser normal. Los dolores muy fuertes pueden ser causados por endometriosis o inflamación pélvica. Estas dos condiciones dificultan el lograr el embarazo y deben estudiarse.
  • Cuando ha habido antecedentes de cirugías en la región baja del abdomen como apendicitis, cirugía de quistes de ovario o de miomas. Después de estas cirugías pueden
    formarse adherencias pélvicas que impiden el normal funcionamiento del sistema reproductivo.
  • Cuando el hombre tiene antecedente de cirugía en los testículos (testículo no descendido, torsión) o de trauma o golpes.
  • Cambios en el color o el olor del semen o dolores en los testículos o en el conducto durante la eyaculación. Para el hombre estos pueden ser síntomas de inflamación que dificulten la obtención de una gestación.
  • Cuando hay dificultades con la sexualidad.

 

Grupo InSer