Infertilidad femenina: cuáles son sus causas

La infertilidad femenina tiene múltiples causas, algunas de ellas desconocidas.

Del estudio de estas causas, se ha determinado que los problemas que ocasionan la infertilidad femenina, se centran en tres áreas:

– Problemas de ovulación

– Problemas en las trompas

– Problemas en el útero

 

Los problemas de ovulación y la infertilidad femenina

La causa más frecuente de infertilidad femenina tiene su origen en problemas ovulatorios, el ciclo menstrual de una mujer suele ser regular y periódico, pero cuando esto no se da, puede ser a causa de diferentes factores como desórdenes hormonales, existencia de quistes, uso de sustancias psicoactivas como drogas o alcohol, estrés, sobre peso, o problemas tiroideos; incluso la realización de ejercicio físico muy intenso puede incidir ya que induce a la pérdida acelerada de grasa corporal teniendo un impacto negativo sobre la ovulación.

 

Los problemas en las trompas y la infertilidad femenina

Las Trompas de Falopio cumplen un papel relevante en la fertilización, ya que es en ellas donde se da el encuentro entre el óvulo y el espermatozoide y posterior formación del embrión, que luego avanza al útero para su implantación y desarrollo.

Las complicaciones relacionadas con las trompas de Falopio son menos frecuentes, pero también son causa, en bastantes casos, de la infertilidad femenina, ya que cuando se comprometen sus finas estructuras por obstrucción u otras causas no es probable la concepción.

 

Los problemas en el útero y la infertilidad femenina

El útero cumple una función altamente relevante ya que en él se da la implantación y posterior desarrollo del embrión; cuando este órgano se ve afectado por infecciones, inflamaciones, pólipos o defectos de nacimiento, aunque la ovulación no presenté problemas, habrá dificultades para la implantación y por lo tanto no será posible concebir un embarazo.

También el moco cervical anormal puede provocar infertilidad femenina, al impedir que los espermatozoides puedan alcanzar el óvulo o penetrar en él.

Como puede comprobarse, existe un amplio abanico de causas para la infertilidad femenina, razón por la cual es importantísimo que la mujer que la esté padeciendo, consulte con un especialista, para que le haga los estudios necesarios que le ayuden a determinar cuál de ellas es la que la está afectando y tomar medidas oportunas.

Estas medidas, en el caso de problemas ovulatorios, suelen centrarse en la administración de medicamentos por vía oral o inyectable, mientras que, si el problema de la infertilidad femenina es de otra índole, puede recurrirse a tratamientos más complejos, como la Inseminación Artificial o la Fecundación in Vitro.

Desgraciadamente, no existe una forma de prevenir la infertilidad femenina cuando ésta tiene un origen genético o surge como consecuencia de una enfermedad, pero sí existen medidas que pueden tomarse a modo de prevención para evitar que la mujer pueda tener problemas para quedar embarazada, como tener sexo seguro para no contraer enfermedades de transmisión sexual, evitar el uso de drogas y alcohol y tener una higiene adecuada.

sergiotamayo