La Inseminación Artificial con Semen Donado

La inseminación artificial con semen donado se utiliza cuando en una pareja no es posible obtener espermatozoides normales de manera natural, por ejemplo cuando el hombre no produce espermatozoides ( azoospermia) o cuando tiene una enfermedad genética que no quiere que sus hijos hereden.

Para hacer la inseminación artificial con semen donado se utiliza semen de un banco de semen. En el banco de semen, los donantes y las muestras pasan por un proceso riguroso de selección.

En primer lugar los donantes deben de ser personas sanas, sin antecedentes personales o familiares de enfermedades genéticas, que no utilicen ningún tipo de medicación o droga. Son evaluados por un médico especialista en hombres, también por una psicóloga y un médico genetista. Se les realizan pruebas psicológicas y genéticas y exámenes para SIDA, sífilis, hepatitis B, hepatitis C, Citomeglaovirus, blenorragia,, clamidia y virus HTLV1 y HTLV2.En segundo lugar las muestras de semen son evaluadas para su idoneidad para fertilizar y su capacidad de sobrevida al proceso de congelación/descongelación. También son puestas en cuarentena hasta que los exámenes de enfermedades infecciosas den negativos en una segunda oportunidad.

La selección de donante a utilizar se discute con la pareja,  quien elige las características que mas convengan en su caso.

El proceso de inseminación para la mujer, comienza con la menstruación, cuando se inicia las medicinas que estimulan su ovario.. Se realizan controles ecográficos durante el transcurso de la estimulación y cuando el ovario de la mujer está listo a ovular se programa la inseminación.

El día de la inseminación se descongela la muestra de semen y se introduce con un catéter, a través de la vagina hasta el útero, en un proceso indoloro que dura 5 minutos. Quince días después se realiza la prueba de embarazo.

La probabilidad de embarazo con la inseminación artificial con semen donado es similar a la probabilidad de embarazo natural que es aproximadamente del 20% en un mes ( un intento) y acumulado a tres intentos cercano al 50%.

Una alternativa diferente para hombres con ausencia de espermatozoides en el eyaculado (azoospermia) puede ser hacer una biopsia testicular para buscar los espermatozoides directamente en el testículo. Estos espermatozoides se pueden utilizar para hacer una fertilización in vitro con inyeccción intracitoplásmica de espermatozoides, ICSI.