¿Es la vasectomía reversible?

Entre las numerosas técnicas de control de natalidad, la vasectomía aparece como una de las más drásticas.

Mientras el uso de pastillas o preservativos se entienden como métodos circunstanciales, es decir que se usan porque no se desea tener descendencia en ese momento,  en otros casos es una decisión permanente para no tener hijos haciendo que las parejas obtén por soluciones definitivas, como la ligadura de trompas en la mujer o la vasectomía en el hombre.

Sin embargo, el problema viene cuando, una vez aplicados alguno de estos tratamientos hay un cambio de opinión. ¿Puede hacerse algo al respecto? ¿Es la vasectomía reversible?

La vasectomía se realiza como tratamiento irreversible y definitivo. Esto quiere decir que ningún doctor va a realizar dicha intervención a alguien que manifieste que quiera tener hijos en el futuro. Pero lo cierto es que las circunstancias cambian, y en ocasiones, lo que era una decisión meditada y con visos de ser permanente, termina por cambiar porque las circunstancias son diferentes al momento en el que se tomó: una nueva pareja, una nueva situación personal, la pérdida de un hijo…

En estos casos, existe la posibilidad de que la vasectomía sea reversible, aunque el grado de éxito no es siempre el mismo.

¿En qué consiste la vasectomía?

La vasectomía es, en sí, una operación bastante sencilla, que consiste en seccionar los conductos deferentes, que son los que conectan los espermatozoides formados en los testículos con la próstata, donde se incorporan al semen.

Cuando el tiempo transcurrido desde la realización de la vasectomía es de unos pocos años, existe la posibilidad de realizar el proceso a la inversa con un elevado porcentaje de éxito. Esta intervención, simplemente vuelve a unir los conductos seccionados consiguiendo que el proceso natural vuelva a tener lugar.

Si el tiempo transcurrido entre una y otra operación es menor a 5 años, el porcentaje de intervenciones en las que se consigue el objetivo de devolver la fertilidad al hombre ronda el 90%.

Sin embargo, este porcentaje se reduce considerablemente cuando la intervención fue realizada hace 15 o 20 años, hasta el punto de que en ocasiones se prefiere no optar por la reversión y aplicar un tratamiento alternativo.

Dicho tratamiento es, por lo general, la extracción de espermatozoides mediante una biopsia de testículo, y su posterior unión con óvulos fecundados, en lo que se conoce como fecundación in vitro.

Así pues, a la pregunta de si es la vasectomía reversible, la respuesta es sí, pero dependiendo del caso, se podrá conseguir el embarazo de forma natural o no.

 

Grupo inSer

Si quieres más información comunícate con alguna de nuestras sedes:

Bogotá Cel: 3127748007 Tel: 619 0010 – (1) 619 0017
Medellín Tel: 268 8000
Pereira Tel: 324 3974