Los niños In Vitro, ¿diferentes a los demás niños?

Los niños In Vitro, ¿diferentes a los demás niños?

Los bebés nacidos por medio de la Fertilización In Vitro son llamados “los bebés de oro” pues sus padres están tan convencidos de que su llegada al mundo es el asunto más importante de sus vidas que son definitivamente deseados, cuidados y amados de una manera tan especial que sólo quienes han pasado por esa experiencia pueden explicar lo que sus hijos significan para sus vidas. El problema es que muchos creen que, debido a la manera en que fueron concebidos, estos pueden presentar problemas en su desarrollo físico y mental, y, por consecuencia, ser diferentes a los demás niños.

Desde el nacimiento de Louise Brown, hace 40 años, las técnicas de reproducción asistida han ido perfeccionándose a tal punto que las tasas de éxito en estos tratamientos han ido creciendo con los años. Al pasar cuatro décadas de estudios e investigaciones, son muchas las conclusiones a las que se han llegado con respecto a este tema.

En estudios recientes realizados en Europa, se determinó que no se encontraron diferencias sustanciales en el desarrollo cognitivo y psicomotor en los niños nacidos después de una Fertilización In Vitro frente a los niños nacidos naturalmente. Además, se encontró que los niños nacidos por medio de una FIV tienen un riesgo similar de nacer con defectos congénitos que los bebés concebidos de manera natural.

Otros estudios encuentran un aumento de hasta un 1.4% más de anomalías en los niños producto de fertilización In Vitro. Este aumento se debe más a las condiciones de salud que ocasionaron la infertilidad de los padres que al proceso de reproducción asistida como tal.

En cuanto a su desarrollo social, se demostró que los niños producto de la Fertilización In Vitro tenían un muy buen funcionamiento en sus relaciones sociales y muy buenas relaciones con sus familias, incluso mejores que las de los niños concebidos naturalmente.

Además, en el proceso de fecundación In Vitro se pueden realizar estudios previos para conocer la detección de posibles anomalías genéticas antes de la transferencia del embrión en el útero de la mujer. La realización de estos estudios, llamados PGD y PGS, es recomendable si hay posibilidad de que los embriones estén afectados por alteraciones cromosómicas o enfermedades genéticas que puedan asociarse a la no implantación de los embriones, pérdida del embarazo o al nacimiento de un niño con problemas físicos y/o retraso mental o afección genética.

La Fertilización In Vitro es una muy buena alternativa no sólo para tener un embarazo seguro sino para tener hijos sanos y saludables. Si necesitas saber más sobre esta técnica de reproducción asistida, pide una cita con uno de nuestros especialistas en nuestras sedes en Bogotá, Medellín, Pereira, Rionegro o Cartagena.

 

Grupo InSer.