¿Puedo quedar embarazada teniendo solo un ovario?

Considerando que cada vez se presentan mayores casos de infertilidad, es altamente relevante conocer los diferentes factores que pueden afectar tanto a hombres como a mujeres, para tomar medidas preventivas y en muchos casos evitar afectaciones mayores.

Entre las causas de infertilidad femenina, una de las más frecuentes son las asociadas con la ovulación, donde se presentan casos tan complejos que pueden incluso comprometer los ovarios y su funcionalidad.

A propósito de este tema, hay varias circunstancias por la cual una mujer puede haber perdido un ovario. Una de ellas es porque existió un quiste o tumor que por su tamaño o por sus características requirió la extracción completa del ovario.

Como es sabido al nacer las mujeres cuentan con 2 millones de óvulos, que empieza a perder desde el momento mismo de su nacimiento, en un  promedio de mil óvulos cada mes, hasta que un día se acaban y el ovario deja de funcionar. A esto se le llama la menopausia. Ocurre usualmente alrededor de los 50 años.

Perder un ovario es entonces, perder la mitad de la reserva ovárica y esto podría significar que la menopausia ocurriera más temprano y que se tuviera menos óvulos para logar el embarazo. Afortunadamente esto no es estrictamente así.

Una mujer realmente gasta aproximadamente 400 óvulos durante su vida reproductiva y un solo ovario puede compensar y proveer suficientes óvulos para toda la vida reproductiva de la mujer (de la pubertad a la menopausia) y para tener todos los hijos que quiera.

Sin embargo, es importante consultar con frecuencia con el especialista, monitorizar constantemente la ovulación y si se requiere realizarse estudios hormonales para evaluar la producción ovocitaria, ya que es posible  que la condición que llevó a la pérdida del ovario pueda repetirse (endometriosis, quistes, etc) con más probabilidad si ya sucedió una vez y podría ponerse en peligro la integridad del segundo ovario y la fertilidad futura, es así como la mujer debe plantearse la posibilidad de buscar un embarazo más rápidamente o de preservar congelados sus óvulos.

German Raigosa
Ginecologo, Especialista en Fertilidad
Grupo inSer